Dos hombres y medio

Charlie Sheen: La caída de un mito

Charlie Sheen

No recuerdo si lo he dicho, pero si tvuiera que identificar este año 2009 con una serie, sería Two and a half men, o más conocida en castellano como Dos hombres y medio, después de que se emitiese, por ejemplo, en La 2. Ha sido y es, la serie del año. Difícilmente vuelvo a ver una serie dos veces, pero con Two and a half men lo he hecho, con una separación en el tiempo de poco más de medio año.

No tiene mucha trama y obviamente, lo principal lo recuerdo pero verla de nuevo me ha servido para recordar cosas que a lo mejor en su momento pasaron desapercibidas. Y lo que es peor, creo que en algún momento sentiré la necesidad de volver a verla. Es una serie distinta, muy distinta. Al menos es así como yo lo veo y nada más que por eso, la vería cuantas veces fuese necesario.

Los dos actores principales son geniales, en especial Charlie Sheen, o al menos, lo era. Lo era hasta que han salido las noticias de denuncia por maltrato a su mujer, novia o lo que fuese. Pues eso, otro mito se vuelve a caer pero lo cierto es que esta vez era una noticia que en cierto modo me la esperaba. ¿Quién será el próximo?

Conducir es como jugar al GTA

Nunca he entendido ni probablemente entenderé la fiebre GTA. Sí, no me parece un mal juego y en su día innovó pero en las pocas ocasiones que he tenido de jugar a algún juego de la franquicia no me ha entusiasmado y si he acabado jugando ha sido casi por obligación y porque “ya que tenía el juego…”. No le veo demasiado sentido a un juego en el que los objetivos son en cierto modo opcionales, puedes ir a tu bola, atropellas a la gente, etc.

En su momento puede llegar a hacerte gracia, como en su día me gustó Carmageddon (y aún creo que me gustaría pero sólo para un rato) pero… le faltan muchas cosas. Aún así, es uno de los juegos más jugados y vendidos del mundo y su impacto social es tal que hace poco fue mencionado en la serie Dos hombres y medio en el tercer capítulo de la séptima temporada, concretamente en esta escena:


Seguramente será difícil de pillar así que aquí ésta parte de la transcripción de la escena:

“Yo dije: No”
“Y yo dije: ¿Por qué no?”
“¿Por qué no?”
“No tengo que darte una razón”
“Papá, conseguí permiso de aprendiz para conducir. Pero Mamá no me dejará conducir su coche.” [Por lo que deduzco, y sin investigar, en Estados Unidos se puede conducir siendo menor de edad siempre que vayas acompañado por un adulto]
“Sólo porque den permisos de aprendiz para quinceañeros no significa que estés preparado para conducir”.
“Venga ya, he estado conduciendo durante años. GTA 1, GTA 2… Y nunca he atropellado a nadie exceptuo chulos y putas del crack”
“Jake”
“Perdón, prostitutas del crack”
“Vete a hacer los deberes”
“¿Después me llevarás a conducir?”
“Ya hablaremos de eso”
“¿Cuándo?”
“Vete a tu habitación y ya está.”
“Estoy disponible ahora.”
“Que te vayas.”
“Joder, si supiera hacer un puente a un coche de verdad ya estaría muy lejos de aquí…”

Premios Emmy 2009

Jon Cryer

Ya me había olvidado y eso que hace unas cuantas semanas vi las nominaciones. Anoche se celebraron los Premios Emmy 2009, presentados por Neil Patrick Harris, en los que sólo destaco dos premios; el de Bryan Cranston como mejor actor de serie dramática por su papel en Breaking Bad. Lo destaco porque ya se merecía un premio por Malcolm in the Middle y rompe un poco lo habitual (Hugh Laurie, por ejemplo).

El otro es Jon Cryer, mejor actor secundario de comedia y más conocido por Alan en la serie Dos hombres y medio. No ha sido la temporada más brillante, pero si evaluamos su papel a lo largo de las seis temporadas, sí, sin duda que se lo merecía.

Dos hombres y medio, mi primera serie sin subtítulos

Dos hombres y medio

Ayer pasé por alto un dato importante: vi primer capítulo en versión original sin necesidad de subtítulos. Qué dominio del inglés, ¿no? No necesariamente, de hecho, no. Fue Dos hombres y medio, el capítulo 6×15 lo que significa que he visto casi seis temporadas con subtítulos, lo que a su vez significa varias cosas:

  • Estoy acostumbrado a cómo hablan los actores y algunas frases hechas que probablemente no hubiera entendido.
  • No es una serie precisamente difícil en cuanto a lenguaje.

No lo hice por vicio, simplemente quería ver cuánto era capaz de entender sin necesidad de subtítulos sólo de oído y el resultado creo que ha sido bastante satisfactorio ya que entendí hasta el 90% de todo lo que decían, más o menos. Desafortunadamente, aún estoy bastante lejos de no necesitar subtítulos para otras series… sólo hay que ver lo poco que entiendo de las canciones aunque ahí hay cierta dificultad añadida.

Dos hombres y medio: se acabó el colchón

Dos hombres y medio

El 12 de enero me decidía por fin a ver esta serie tras haberme abonado a las sitcom con Worst Week. Dos hombres y medio ha sido, sin duda una de las mejores series que he visto en mucho tiempo y con creces; Charlie Sheen se ha convertido en uno de mis nuevos ídolos junto al niño -ya no tan niño- de la serie.

Si echamos la cuenta, he tardado 21 días en ver un total de 128 capítulos en plena época de exámenes lo que, en contra de la creencia, no ha sido una irresponsabilidad por mi parte ya que casi siempre veo algo antes de dormir o en su defecto, mientras realizo el obligado avituallamiento.

Afortunadamente, no es un punto y final. La serie está teniendo éxito y el fin no se ve cercano, por el momento; la sexta temporada de hecho aún no ha finalizado y si mis cuentas no me fallan, esta misma semana podré ver un nuevo capítulo sólo que ahora ya no podré tener un colchón de capítulos para ver en cualquier momento. Siempre me quedará volver a ver algunos episodios… y ahora, a retomar todo lo que he dejado de ver (no me creo ni yo que haya dejado a Jack Bauer de lado).