Despistaos

Mi problema

Mi problema es que quizá
nunca lo cojo a la primera
y por difícil que lo vea
siempre insisto un poco más.

Mi problema es que tal vez
me haya pasado tres planetas.
Es probable que no tenga
más remedio que pensar
en buscar otro camino,
no agobiarte con promesas
y comerme la cabeza
con problemas de verdad.

Debo reconocer que no me entusiasmaba la canción; el disco (Vivir al revés de Despistaos) en sí era gris y sólo se salvaban canciones como La última página. Pero Mi problema es lenta… distinta. En definitiva, una canción que suele pasar desapercibida como muchas otras:


Despistaos – Me fui

Me fui.
Renuncié mi agujero,
para serte sincero,
me fui
porque estaba prisionero.

Me fui,
pero puse un letrero:
“Me voy porque quiero”
y me fui
a probar suerte como extranjero.

Me fui,
para quererte menos me fui.
Para sentirme solo me fui.
Pero aquí en el polo los malos son los buenos…

Me fui,
no tenía dinero ni ganas de veros,
me fui.
No necesité escudero.

Me fui,
de peón de tablero
cobarde y torero,
me fui.
Vagabundo y pistolero,
me fui,
para quererte menos
me fui.

Para sentirte menos, me fui.
Pero aquí en el polo los malos son los buenos…

Me fui,
para forrarme de acero,
me fui,
olvidarme de todo, me fui.
Y no encontré consuelo en los sueños que te robo.

Me fui,
porque no estaba entero
en aquel hormiguero,
me fui,
cazador y carroñero…
me fui,
para quererte menos,
me fui.
Para sentirme solo, me fui.
Pero aquí en el polo los malos son los buenos…

Me fui,
para forrarme de acero,
me fui,
olvidarme de todo, me fui.
Y no encontré consuelo en los sueños que te robo.

Me fui,
para quererte menos,
me fui.
Para sentirme solo, me fui.
Pero aquí en el polo los malos son los buenos…

Despistaos – Casi siempre casi nada


No sé si es por el alcohol
o es que he oído esa canción
que me obliga cada vez que suena a recordarte.

Si me olvido del sonido de tu voz
no tengo donde agarrarme.
Si he bebido y se me oxida el corazón
sólo tú eres la culpable.

Casi siempre casi nada,
no contestas mis llamadas
y te haces un favor.

No te aburro con chorradas
que al final todo se acaba
cuando empieza lo mejor.

No sé si es por el alcohol
o es que he oído esa canción
que me obliga cada vez que suena a recordarte.
Sentimientos en formol,
harto de cerveza y ron
no tenías otro día para molestarme.

Si el chirrido que no he sido en tu colchón
se ha cansado de esperarte
puede que haya sido culpa, corazón,
de tu corazón cobarde.

Casi siempre casi nada,
no contestas mis llamadas
y me haces un favor.
No me aburres con chorradas
que al final todo se acaba
cuando empieza lo mejor.

No sé si es por el alcohol
o es que he oído esa canción
que me obliga cada vez
que suena a recordarte.
Sentimientos en formol,
harto de cerveza y ron
no tenías otro día para molestarme.

Despistaos – Dibujando primaveras


Quiero mirarme en tus ojos
para saber qué me espera
cuando me pidas que me muera.

Quiero llenar de despojos
nuestro castillo de arena;
dejar que lloren las goteras.

Quiero enterrarme en tus caderas.

Quiero ponerte en remojo
dentro de un charco cualquiera;
que se te pudra la madera.

Quiero quemar los rastrojos
que dejas cuando envenenas
con tus palabras mi carrera.

Quiero enterrarme en tus caderas
y pasar la noche entera
dibujando primaveras
y en mi pecho un ataúd.
Quiero sacar de mi chistera
cien palomas mensajeras
que se aprendan la manera
de llegar donde estás tú.

Quiero romper los cerrojos
que guardan tu madriguera.
Quiero comerte toda entera.

Quiero pinchar con abrojos
las dos ruedas delanteras
de tu sonrisa de ramera.

Quiero enterrarme en tus caderas
y pasar la noche entera
dibujando primaveras
y en mi pecho un ataúd.
Quiero sacar de mi chistera
cien palomas mensajeras
que se aprendan la manera
de llegar donde estás tú.

Despistaos – Cuando te despiertas


Ya está sonando de nuevo el despertador;
tanto “Siempre y cuando”.
Sigue soñando, ni cambies de posición.
Nadie te está esperando y yo…

Me despierto muerto de calor
toda la habitación a rayas.
Me entretengo viendo como el sol
las dibuja en las persianas.

Date la vuelta, mírame, ponte más cerca
que quiero saber a que sabe tu piel
cuando te despiertas.

Están llamando; que salte el contestador.
Nada me gusta tanto
como abrazarnos y ser solamente dos.
Tanto “Siempre y cuando” y yo…

Me despierto muerto de calor
toda la habitación a rayas.
Me entretengo viendo como el sol
las dibuja en las persianas.

Date la vuelta, mírame, ponte más cerca
que quiero saber a que sabe tu piel
cuando te despiertas.

Siempre y cuando la vida no me abandone.
Siempre y cuando consiga…
Siempre y cuando consiga que ya no llores,
que ya no llores.

Conduciré camino aunque reviente
y en mis talones rompiendo las olas.
Removeré el mundo hasta que te encuentre.
No importan los días, que pasen las horas.
Y correré aunque me siga la muerte.
Llevo en la bolsa escondido un cuchillo,
para cortar de mis alas sus redes,
volar donde estés y quedarme contigo.

Date la vuelta, mírame, ponte más cerca
que quiero saber a qué sabe tu piel..
A qué sabe tu piel…
A qué sabe tu piel
cuando te despeirtas.

Despistaos – Después de disimular


Y al final me cansé de quererte,
de la bronca del domingo,
de vivir a la sombra siempre
de ese que pude haber sido.

Y al final, la verdad, no me entiendes.
Otra vez al mismo sitio.
Me cansé de pedirte perdón tantas veces
y por los mismos motivos.

Nunca he estado tan perdido y esta vez…

Esta vez me rompí la realidad
en la puerta de aquel bar
donde fui para olvidarte.
Y al volver, después de disimular,
me partí por la mitad
y perdí la mejor parte.

Y al final otra vez es septiembre,
otra vez verano y pico.
Han pasado unos cuantos meses
y tú estás mejor “sinmigo”.

No es cuestión de hacerse el fuerte
ni dejar de hacer el indiio.
No he tenido jamás la intención de dolerte
pero te he dolido.

Nunca he estado tan perdido y esta vez…

Esta vez me rompí la realidad
en la puerta de aquel bar
donde fui para olvidarte.
Y al volver, después de disimular,
me partí por la mitad
y perdí la mejor parte.

Despistaos – Tu barco de papel


Se calmó la tempestad
y aunque ya no miro atrás
sé que has aprendido a echar
el ancla sobre el mar.

Se escapó la soledad
al ratito de llegar
y se fue para no volver jamás
no sin antes preguntar…

¿Qué estarás haciendo hoy?
Dime sólo que estás bien
justo un año después del naufragio
de tu barco de papel

¿Qué estarás haciendo hoy?
Por aquí todo va bien
justo un año después del naufragio
de tu barco de papel.

Si la relatividad
sigue en pie cuando te vas
no hay minutos que contar
ni kilómetros de más.

Reducir velocidad
no tengo ninguna prisa por llegar
a ningún lugar,
no sin antes preguntarme una vez más.

¿Qué estarás haciendo hoy?
Dime sólo que estás bien
justo un año después del naufragio
de tu barco de papel

¿Qué estarás haciendo hoy?
Por aquí todo va bien
justo un año después del naufragio
de tu barco de papel.

Despistaos – Mañana por la mañana


Esta noche me huele a tormenta, esta noche revienta.
Esta noche la luna se esconde y se viste de gris.
Esta noche me pido primero para ir a rondarte esta noche a tu puerta.
A esta noche le faltan dos ceros. A esta noche le fallan las cuentas.

Esta noche me sabe a ceniza y a chicle de menta.
Esta noche, si puede, te atiza y te deja morir.
Esta noche no quiere “te quieros” ni quiere regar con reproches su huerta.
A esta noche le pueden los celos. Esta noche se queda a dos velas.

Nada más empezar la partida he perdido las ganas.
¡Qué más da! Esta noche se llama mañana por la mañana.
He aprendido que a pesar de todo esta noche está llena de canas.
Esta noche se llama mañana por la mañana.

Esta noche te puede escupir y no te das ni cuenta.
Esta noche fugaz se calienta y se puede fundir.
Esta noche me siento más viejo que la última noche que estuve de fiesta.
Esta noche no pide consejos. Esta noche no tiene paciencia.

Esta noche no sabe pedir las cosas por las buenas.
Esta noche se pone muy borde si me ve salir.
A esta noche le queda mechero y le queda más noche de la que te cuentan.
Esta noche no sé lo que quiero. Esta noche no tiene vergüenza.

Nada más empezar la partida he perdido las ganas.
¡Qué más da! Esta noche se llama mañana por la mañana.
He aprendido que a pesar de todo esta noche está llena de canas.
Esta noche se llama mañana por la mañana.

Nada más empezar la partida he perdido las ganas.
¡Qué más da! Esta noche se llama mañana por la mañana.
He aprendido que a pesar de todoe sta noche se queda a dos velas.
Esta noche se llama mañana por la mañana.

Despistaos – No


Te dejaste unos pendientes
me dejaste sin respiración
y dejamos aparcado
lo que había para hoy.

Te llevaste tus zapatos
me arrancaste el corazón
y me lo encontré tirado
cerca de un contenedor.

Me dejaste con la palabra en los labios
y la palabra era “no”.

Me quisiste y me olvidaste.
Me cambiaste por alguien mejor
y sentí que se iba al traste
mi proyecto de color.

Me arruinaste la semana,
me quedé sin ilusión,
nos perdimos el respeto
y nos dijimos adiós.

Me dejaste con la palabra en los labios…

Me dijiste “se ha acabado;
lo mejor para los dos”
y pensé decirte algo
antes del portazo.

Te dejaste y nos dejamos
la ternura en un cajón
y esa noche nos follamos
en vez de hacer el amor.

Me dejaste con la palabra en los labios…

Despistaos – Se me olvida olvidarte


Estando tan cerca
te siento tan distante
y rezo porque vuelvas
aunque no sé a quien rezarle.

Ya sé que no hay tregua
aunque dudé un instante
al recordar tu lengua
dibujar notas al margen.

He cambiado aquel punto y seguido
por punto y aparte
y aún así me he perdido.
Se me olvida olvidarte.

Da igual quien ha sido.
¿Qué me recomiendas:
que me dé por vencido
o que me plante en tu puerta?

Recojo las piezas
todo resumido
en tres o cuatro frases hechas
trozos de papel en los bolsillos.

He cambiado aquel punto y seguido…

Me envenena el tic tac
del pasar de las horas.
No te puedo olvidar
yo estoy tan solo y tú tan sola.
A veces me roza el viento
y pienso que eres tú la que me toca.
Eres la pesadilla
que me muerde la boca.