La fuga

La Fuga – Jugando a no ganar


Fui yo quien me prometí que no volvería a caer,
hasta que me he visto aquí, muy metido en el papel
de un tonto conquistador, más vencido hoy que ayer.
Casi he perdido la voz a patadas con su fe.

Ahora da igual, he aprendido a ser feliz así;
de bar en bar, casi, casi me he olvidado de ti.

Doy vueltas sin parar,
no quiero seguir más tiempo así.
Jugando a no ganar,
ya ves, me he quedado sin ti.

Y he caminado más torcido que de pie;
perro a tus pies, abandonado, herido, tengo sed.

Y he caminado por lugares de placer
pensando que no pensaba en tí te recordé.

A deshora

Hoy es un día de esos extraños donde los halla. Me acosté más tarde de las seis como viene siendo habitual y me he despertado… ¡a las 8:15! Sí, apenas un par de horas de sueño o quizá menos pero el caso es que no tengo sueño y tampoco podía permanecer en la cama.

Sospecho que no estoy del todo bien y que podría ser por eso por lo que no he podido dormir más pero seguro que luego por la tarde recupero y con creces. El caso es que estar con el ordenador a estas horas me ha hecho pensar… ¿cuándo fue la última vez que usé el ordenador a estas horas? Podría preguntarme la última vez que estaba despierto a esas horas, pero se me ocurrirían varias ocasiones; los exámenes que he hecho, el intento de ir a la biblioteca, la función encubierta de taxista… ninguna por voluntad propia como ahora. En fin, días de transición no puedo hacer más y lo que puedo hacer, es lo único que hago.


(more…)