Música

Álex, Jorge y Lena: guía para hacer una canción típica

Alex Ubago

Creo que si digo que el primer disco de la formación Álex, Jorge y Lena es bastante típico, es lo mejor que podría decir. De hecho, voy más allá: es una completa mierda. Tenía la ligera esperanza de que Estar contigo fuese lo mejor del disco, pero estoy claramente equivocado porque es lo mejor del dsico. Poco más tengo que decir, es un disco nada recomendado, en el que, como no, sobran las dos voces que no son Álex Ubago.

Todas sus canciones son típicas, en sólo una la voz que inicia es la de Álex Ubago (sinceramente, creo que Jorge tiene muchísimo protagonismo), la cantante femenina -Lena- no aporta casi nada y su voz es de lo más típica. Cero innovación. De hecho, casi todas las canciones son repugnantes, al menos, para mí. Y no creo que vaya a cambiar con el tiempo porque no creo que le dé más oportunidades que las dos escuchas que ya hice.

Foto: Flickr

La cabecita loca, el primer single de Rulo y la Contrabanda

Sublime, así podría definir La cabecita loca, el primer single de Rulo y la Contrabanda. Es el sonido de La Fuga, no hay ninguna duda. No es sólo la voz, es también el sonido… sonido que la propia La Fuga parece haber perdido con Opciones. Sinceramente, me siento satisfecho, más aún si tenemos en cuenta que he escuchado un adelanto de otras canciones del disco y también me han gustado. Pocos o ningún disco espero en los próximos dos meses, pero éste es uno de ellos.


Turnedo

¿Y cómo en tan poco tiempo pudo convertirse en algo tan importante? Pues no lo sé, pero Turnedo es así. Es una canción diferente, enérgica… extravagante… es muchas cosas y ninguna a la vez. Todo eso es lo que la hace especial y la principal culpable de que le haya dado a Iván Ferreiro la oportunidad que se merece. En los últimos tres meses más de 400 escuchas así lo atestiguan.

¿Un pero? Sí, lo hay. La canción se esfuma en el minuto 2:20 puesto que durante otros 2:20 se transforma totalmente en una canción únicamente instrumental y no es lo mismo. Hace tiempo que quería hacerlo pero hoy por fin lo he hecho, he cortado la parte instrumental y he dejado, únicamente, la canción “buena”.


La sal de Piratas

No es la más conocida de Piratas, no es la que está presente en los grandes éxitos, no es la mejor canción de Piratas… no es muchas cosas, pero sí que es una canción que me gusta, que me tiene bastante enganchado estos últimos días y es, supongo, especial.

Si mis pies me pudieran llevar a la tierra que pisas y ves
y mi sangre pudiera sangrar y notar tus latidos que saltan
Es la lluvia que cae por tu cara la que no me deja pasar
y la arena quemada del sol que no para y mojada es peor


Viejos conocidos, nuevo disco de Fran Perea con cambios a peor

A través de recomendaciones de YouTube me he acordado de Fran Perea, al tiempo que recordaba una noticia que escribí sobre él y el lanzamiento de un nuevo disco. Así que me he dicho, “venga, voy a escuchar ese nuevo disco a través de Spotify a ver si me sorprende“. Una cosa está clara: me ha sorprendido. Y no una sorpresa positiva, precisamente.

El primer disco de Fran Perea, en medio del boom de Los Serrano, fue brillante. Hay 4 – 5 canciones que me gustaron bastante (y no precisamente el 1 + 1 son 7), no del tipo de canciones que escucharía todos los días ni tan siquiera todos los meses, pero sí de manera esporádica. El segundo disco bajó el nivel, pero Punto y aparte es una gran canción y hay un par más escuchables.

El tercer disco, es totalmente infumable. Titulado Viejos conocidos, Fran Perea ha optado por asustar a todos los viejos conocidos que le quedaban como fans con un disco en el que ha reflejado, sin duda, sus raíces malagueñas con un tipo de música que no me va en absoluto. Soy tolerante, doy oportunidades, escucho canciones varias veces y acaban siendo tolerables pero en este caso no. No es sólo el ritmo, es también la entonación que le ha querido dar Fran Perea.

Pero oye, hay que ser positivo. Sólo así se explica que canciones que están a la altura de las peores del primer disco, sean escuchables en un disco rodeado de mierda. Hablo de Na de na y Como terminaba el cuento, dos canciones al menos decentes para lo que es el nivel del disco.


Por mí que no haya sido, nuevo videoclip de Maikel de la Riva

Maikel de la Riva no debe tener muchos amigos. O eso deduzco de sus videoclips que he podido ver, Mentira y Por mí que no haya sido, dos canciones que ha grabado a dúo en la edición del disco y en el videoclip no ha contado con la colaboración de los otros cantantes. Hablo concretamente de Leiva y Dani Martín, respectivamente, que no han aparecido en el videoclip de ninguna de las dos canciones.

Y yo… me alegro. Sí, me alegro porque al menos sólo escucho la voz de Maikel de la Riva y, en cierto modo, es una manera de seguir escuchando la canción con un toque distinto.


Muertos de Los Piratas

Llevo un tiempo que no soy yo. Mi única novedad musical durante el último mes ha sido el nuevo disco de Mago de Oz, el cual a su vez, ya tenía cierto tiempo. Es verano y no estoy innovando en lo que se refiere a música. Y, encima, ahora rescato una canción de la década de los noventa. No importa la década porque tengo que reconocer que esta canción, Muertos de Los Piratas, lo merece:


siempre que me acuerdo de aquél año que pasamos ya no es importante que te hubieras suicidado apartándome a mí a un lado sin haber sido invitado, sin dejarme ni una nota.

Opciones, la nueva canción de La Fuga

Completamente decepcionado me hallo. La fuga ha perdido a Rulo y sé que nada volverá a ser lo mismo, pero pensaba por algún casual que el cantante de Mr. Fylyn (grupo que también más o menos me gustaba) podía continuar con el grupo aunque no fuese lo mismo. Es pronto para sacar conclusiones, pero la primera canción me ha decepcionado enormemente.

Y yo que había llegado a pensar que Rulo, por un lado, y La Fuga por otro significaría que iba a ser La Fuga al cuadrado… obviamente me equivocaba, sólo me queda por el momento confiar en lo que pueda hacer Rulo y la Contrabanda.


Despistaos – Me fui

Me fui.
Renuncié mi agujero,
para serte sincero,
me fui
porque estaba prisionero.

Me fui,
pero puse un letrero:
“Me voy porque quiero”
y me fui
a probar suerte como extranjero.

Me fui,
para quererte menos me fui.
Para sentirme solo me fui.
Pero aquí en el polo los malos son los buenos…

Me fui,
no tenía dinero ni ganas de veros,
me fui.
No necesité escudero.

Me fui,
de peón de tablero
cobarde y torero,
me fui.
Vagabundo y pistolero,
me fui,
para quererte menos
me fui.

Para sentirte menos, me fui.
Pero aquí en el polo los malos son los buenos…

Me fui,
para forrarme de acero,
me fui,
olvidarme de todo, me fui.
Y no encontré consuelo en los sueños que te robo.

Me fui,
porque no estaba entero
en aquel hormiguero,
me fui,
cazador y carroñero…
me fui,
para quererte menos,
me fui.
Para sentirme solo, me fui.
Pero aquí en el polo los malos son los buenos…

Me fui,
para forrarme de acero,
me fui,
olvidarme de todo, me fui.
Y no encontré consuelo en los sueños que te robo.

Me fui,
para quererte menos,
me fui.
Para sentirme solo, me fui.
Pero aquí en el polo los malos son los buenos…

Despistaos – Casi siempre casi nada


No sé si es por el alcohol
o es que he oído esa canción
que me obliga cada vez que suena a recordarte.

Si me olvido del sonido de tu voz
no tengo donde agarrarme.
Si he bebido y se me oxida el corazón
sólo tú eres la culpable.

Casi siempre casi nada,
no contestas mis llamadas
y te haces un favor.

No te aburro con chorradas
que al final todo se acaba
cuando empieza lo mejor.

No sé si es por el alcohol
o es que he oído esa canción
que me obliga cada vez que suena a recordarte.
Sentimientos en formol,
harto de cerveza y ron
no tenías otro día para molestarme.

Si el chirrido que no he sido en tu colchón
se ha cansado de esperarte
puede que haya sido culpa, corazón,
de tu corazón cobarde.

Casi siempre casi nada,
no contestas mis llamadas
y me haces un favor.
No me aburres con chorradas
que al final todo se acaba
cuando empieza lo mejor.

No sé si es por el alcohol
o es que he oído esa canción
que me obliga cada vez
que suena a recordarte.
Sentimientos en formol,
harto de cerveza y ron
no tenías otro día para molestarme.