Break on Through

Nunca sabes qué pasará mañana; pero sí que puedes influir en el mañana. Si has confiado tu suerte a los juegos de azar, puedes levantarte siendo rico si te toca el Euromillón… claramente, puedes influir en el día de mañana, en mayor o menor medida.

No obstante, siempre habrá alguna cosa que te sorprenda o que no te esperas. Hoy creo que es uno de esos días. Hace tiempo que siento que estoy estancado salvo pequeños pasos que he ido dando… quizás son ya dos años, desde que empecé la universidad supongo. Algún día… seguiré, probablemente en 2010. Aún hay cosas que quiero aprender y… renovar, importante lo de renovar; muy muy muy importante.

Un pequeño gesto hace tres años y dos o tres meses, que quizá pudo significar insignificante por aquella época en plan “bah, uno más” hoy marca la diferencia, la verdadera diferencia. Ahora mismo me produce risa, pero no sé bien por cuánto tiempo. “Igual es peor idea de lo que parece, al menos en mi experiencia. Ni caso al sentido común, eh”. Pues sí, una vez más ignoré al sentido común y sé que pagaré por ello más tarde o más temprano, seguramente temprano (o ya).

Qué mejor manera de recordar viejos tiempos mezclados con el presente que con un grupo al que odiaba por una estupidez y del que no supe apreciar sus buenas canciones (no vamos a darle méritos innecesarios, que sólo me gustan 4 – 5), como ésta:


Encontré una isla en tus brazos,
un país en tus ojos…
los brazos que nos encaderon,
los ojos que mintieron…

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *