El botón de reiniciar

Botón reiniciar

“Cuando algo va mal, simplemente pulso este botón pequeño y reinicio. ¡Desearía que toda mi vida fuese como esto!”

Hay momentos en la vida en los que te hace falta un “restart”. Y creo que he llegado a uno de esos momentos, momentos en los que quieres hacer muchas cosas pero de algún modo u otro te abonas a las 12 horas de sueño al día.

Desde Navidades no tenía días tan productivos como estos últimos, ahora que me he librado un poco de la presión de los exámenes. Y digo presión porque al final sólo haré 6 exámenes de los 8 que pensaba en un principio; no trastoca demasiado los planes uno era probar suerte y del otro, Complementos de matemáticas, he llegado a una situación en la que a falta de 5 días no tengo ni idea de la asignatura y ni siquiera tengo todos los apuntes.

De las seis, sólo queda rezar. Es curioso pero se suele decir que febrero de tu primer año siempre suele ser nefasto; yo aprobé 4 de 7, con la suerte de que de esas 7 dos eran anuales así que la parte de culpa fue menor. El caso es que ahora puede que me vaya bastante peor, ya que de esas 6 una es Matemática de las operaciones financieras (sí, me voy a poner en serio, de aquí al lunes tengo que saberme ya toda la parte teórica, lo prometo) y otra es Microeconomía I en la que necesito que Nanín o Calderón infiltren a un profesor para que corrija mi examen (o bien, el profesor lo corrija drogado cosa que es mucho más probable que ocurra).

En el mejor de los casos podría hacer un 4 de 6, lo que sería motivo de alegría, porque habré superado el febrero de mi primer año; mismo número de asignaturas aprobadas pero una asignatura menos para aprobar… y eso teniendo en cuenta que salvo Microeconomía II, la dificultad era mayor.

La próxima parada es ADE II, asignatura de la que tengo las prácticas intercaladas en medio de 150 folios de varias asignaturas y cuyos apuntes teóricos no tengo ni siquiera en el disco duro sino que aún están, en su mayor parte, en el e-mail. Pero no pasa nada, tengo de tiempo hasta el jueves y si me aburro, siempre puedo tirar de la pantalla.

Y ahí entra el restart, en estos días de relax esperando notas -milagro asociado-… tras unas semanas sin hacer nada, he vuelto a disfrutar haciendo webs, con nuevas ideas, he aprendido más cosas y en seguida empezaré a presentar las nuevas ideas. Esto promete si tenemos en cuenta que las mejores ideas siempre aparecen en época de exámenes. Lamentablemente, el botón de reiniciar no siempre vale para todo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *