Transporter 3, impactante pero con final previsible

Dentro de mi particular ciclo de cine, ayer vi Transporter 3 después de haber visto la primera y segunda parte (o eso creo). Lo primero de todo era Robert Knepper, cuando le vi me dije “su nombre me suena… ¿no será T-Bag de Prison Break? Sí, acerté y como parece que suele ser habitual hace el papel de “malo”.

La película tarda un poco en desarrollar la trama, pero cuando lo hace queda claro cuál va a ser el final, un final del tipo feliz y la duda queda en cuánto de efectos especiales vamos a ver. Por lo que recuerdo de las anteriores películas debo decir que hay menos espectáculo al volante, pero lo que hace el protagonista poniendo su Audi a dos ruedas entre dos camiones es sencillamente sublime.

Mención especial merece el coche de la película, el de Jason Staham… pensaba que era un Audi R8 (sí, ése que se iba a llevar Cristiano Ronaldo si venía al Real Madrid el pasado verano) pero por lo que leo en Internet me he equivocado un poco, es un Audi A8 y la verdad es que es una auténtica gozada. Ya me gustaba de antes Audi, pero ahora más aún.


Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *