Besos y raíces

Hay veces en las que te das cuenta de quién está verdaderamente siempre contigo: Enrique. Y es que nunca unas letras tuvieron tanto sentido… qué más da que haya puesto ya la canción dos veces, o eso recuerdo… ¿de verdad importa? No, va a ser que no. Al fin y al cabo, no sé distinguir entre besos y raíces, entre Drenthe y Seedorf, entre Benzema y Pitbull, entre lo complicado o lo simple…



Las palabras fueron avispas
y las calles como dunas
cuando aun te espero llegar
de un momento a otro

En un ataud guardo tu tacto
Y una corona
Y el pelo enmarañado
Queriendo encontrar un arco iris infinito

No sé distinguir entre besos y raices
No sé distinguir lo complicado de lo simple.

Mis manos que aun son de hueso
Y tu vientre sabe a pan
La catedral que es tu cuerpo
No sera del enemigo

Eras verano y mil tormentas
Y yo el león que sonrie a las paredes
Que he vuelto a pintar del mismo color

No sé distinguir entre besos y raices
No sé distinguir lo complicado de lo simple.
Y ahora estas en mi lista de promesas a olvidar
Todo arde si le aplicas la chispa adecuada
La chispa adecuada,la chispa adecuada
La chispa adecuada,la chispa adecuada

Escribe en carbón y en mi pensamiento,
que cruzamos océanos de tiempo
dibujando los garabatos de mis fantasias
poco es tanto cuando poco necesitas

El fuego que era a veces propio
La ceniza siempre ajena
Blanca esperma resbalando
por la espina dorsal

Ya somos más viejos y sinceros,
Y qué más da si miramos la laguna
Como llaman a la eternidad
De la ausencia

No sé distinguir entre besos y raices
No sé distinguir lo complicado de lo simple.
Y ahora estás en mi lista de promesas a olvidar
Todo arde si le aplicas la chispa adecuada

La chispa adecuada…
Todo arde, todo arde
Si le aplicas, si le aplicas
La chispa adecuada…

1 Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *