Windows 7: Una nueva experiencia

Éste ha sido mi primer fin de semana… normal, desde que comenzó el año. Lo he aprovechado para solucionar un problema que se ha agravado durante las últimas semanas: la ralentización del equipo conforme pasan las horas encendido. Eso no pasaba antes y voy lo suficientemente sobrado de recursos para que no pase (o que al menos, se solucione cerrando el Firefox e iniciándolo de nuevo). Así pues, me he decidido a formatear.

Y puestos a cambiar, sumémonos a la moda de Windows 7. Así es, he instalado Windows 7; al principio cambia un poco todo pero te acabas acostumbrando. No he tenido, aún, ningún problema de incompatibilidad pero es pronto para sacar conclusiones. Por el momento, sólo quiero sentirme igual de cómodo que antes y poder hacer las cosas del mismo modo que las hacía antes. Sinceramente, formatear es un proceso bastante aburrido que llegué a odiar después de una época que tuve en la que tenía que formatear, por una estupidez grandísima, cada semana. No obstante, si tienes un portátil… la cosa cambia, se hace todo más ameno. Más adelante, cuando ya lo tenga todo mejor que ahora, publicaré alguna fotografía del resultado final.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *